SUNRISE in the media

El proyecto europeo Sunrise, en el que participan el ICIQ y el IMDEA, trabaja en el desarrollo de la fotosíntesis artificial

La fotosíntesis artificial funciona de manera muy similar a la natural. “Al final lo que intentamos hacer es imitar a las plantas”, afirma Julio Lloret, investigador del Instituto Catalán de Investigación Química (ICIQ). El mecanismo vegetal se podría considerar perfecto: utiliza el CO2 de la atmósfera, el agua y el sol para producir energía química. Esa funcionalidad de la flora sirve ahora como “inspiración” para poder utilizar la energía del sol a la hora de crear combustibles o productos químicos de forma sostenible.

“De esta forma evitaremos utilizar los combustibles fósiles”, afirma el científico de una entidad que, junto al Instituto IMDEA Energía, son los únicos representantes españoles en el programa Sunrise, una acción preparatoria aprobada por la Comisión Europea para un posterior proyecto de investigación a gran escala.

Clica aquí para leer el artículo completo realizado por InnovaSpain.